INTELIGENCIA ESPIRITUAL

INTELIGENCIA ESPIRITUAL

¿Qué es la Inteligencia Espiritual?

La palabra INTELIGENCIA en términos más generales, se puede describir como la capacidad de percibir o inferir información, y retenerla como conocimiento para aplicarlo a comportamientos adaptativos dentro de un entorno o contexto.

La espiritualidad va más allá de cualquier religión, filosofía o ideología. La espiritualidad es Universal, todo ser humano sea cual sea su ideología o color de pies es espiritual.

El término espiritualidad hace también referencia a una decisión individual con la que decides poner la intención en sentir la vida desde una conexión interior basada en el amor, la paz, el crecimiento, la compasión, la alegría, el agradecimiento a la vida… liberándonos de los miedos referentes a dejar de ser querido o valorado por agentes externos para pasar a disfrutarnos del ser valioso que ya soy así como compartir mi amor por mi vida y todo lo que en ella se dé.

Los que estamos en la espiritualidad hemos decidido reprogramar nuestra mente para vivir desde la concesión interna relativizando lo que pasa fuera y utilizando nuestra experiencia exterior para afianzar esta conexión con el amor a la vida.

Por tanto, la inteligencia espiritual es la capacidad de interpretar lo que ocurre en el exterior dando una respuesta alineada con esta intención, favoreciendo al mismo tiempo a una mayor conexión con tu SER ESENCIAL, con tu VIDA INTERNA, con tu espíritu.

¿Y qué es el espíritu?

El espíritu es la energía que entro en nosotros cuando éramos un feto de 40 días en el vientre de nuestra madre e hizo latir nuestro corazón.  El espíritu es la energía que nos permite estar vivos y recorre todo nuestro cuerpo. Energía que esta conectada a su vez a todos, al todo.

Todos tenemos este componente espiritual. El alma es el cuerpo emocional también intangible por nuestros sentidos resultante de las emociones que producimos con nuestros pensamientos. Es el canal de comunicación entre lo terrenal y lo espiritual y cuando su vibración dista mucho de la frecuencia del espíritu que es la del amor a la vida en su estado puro, activamos nuestro poder creador en nuestra contra. Por que la vida tiene también sus principios o leyes y cuando los infringes tiene sus consecuencias. Lo que es dentro es fuera, lo que es arriba es abajo, me refiero al principio de la correspondencia.

Nikola Tesla, este inventor estadounidense famoso por sus descubrimientos en el campo del electromagnetismo dijo afirmaciones como;

“La mayoría de las personas están tan absortas en la contemplación del mundo exterior, que están totalmente ajenas a lo que está pasando dentro de ellas mismas”

“Si quieres conocer el universo piensa en energía, frecuencia y vibración”

La vida se rige por principios basados en la vibración

Aquí se abre el maravilloso campo de la espiritualidad que explica como en función de nuestra vibración atraemos experiencias y personas en nuestra vida. Continuando con la Ley de la correspondencia; Como es arriba es abajo, como es dentro es fuera.

El otro no es lo que ves si no que lo que ves es únicamente como lo ves tú e identificándote con eso.

Tu no te enamoras de alguien porque esté buenorro y lo tenga todo apretado, que también, pero la química se produce por correspondencia de frecuencia energética por resonancia, y esta se corresponde a tus memorias emocionales que residen en tu alma.

Las filosofías y corrientes espirituales ancestrales afirman ser este el objetivo de nuestra experiencia terrenal, sanar de manera consciente nuestra alma eligiendo solo emociones de la familia VIDA cuya principal es el AMOR. Claro que para ello antes has de entender para poder perdonar todo el daño experimentado a través de otros.

Hay gente que todo esto le rechina, le suena a algo demasiado complicado, tienen una vida normal, con sus vacíos existenciales pero sin llegar a tocar fondo con un sufrimiento mental que es el que permite a la mente abrirse a otro paradigma existencial, de la vida. La mente tiende a conservarte en la zona de confort, de esta forma, si no hay una razón muy muy dolorosa no va a querer cambiar programación para ver e interpretar el exterior de otra forma. Demasiado desgaste energético no necesario para tu supervivencia.

Tararse un poco

La espiritualidad tiene mala fama pues en la sociedad se asocia a gente muy tarada con túnica, cabeza rapada, con cambio de nombres… y esto no es la inteligencia espiritual. La inteligencia espiritual es una capacidad a desarrollar en el día a día para que puedas proteger tu paz y garantizar unos altos niveles de plenitud interna.

Si que es cierto que hay personas que en su proceso de desarrollo personal al hacer conscientes programas muy impactantes con los que llevaban identificados muchos años, se quedan pillados una temporada y muy confusos. Esto unido a la necesidad de acabar con un sufrimiento mental tedioso hace que en algunos casos te dejes llevar por doctrinas o te identifiques en exceso con alguna corriente y se pierda un poco el norte, pero generalmente forma parte del proceso y poco a poco cada persona consigue redirigir su brújula mental.

También hay muchos que en su proceso de despertar pasan  por una fase que bajo el nombre de la espiritualidad engordan su ego creyéndose superiores al resto y más evolucionados cuando siguen jugando al mismo nivel de ignorancia, pero es una fase que se ha de pasar para poder transformar la identidad y automatizar un nuevo paradigma de la realidad.

Proceso hacia la paz y plenitud interna

El gozar de inteligencia espiritual implica recorrer un proceso. Se inicia con el desarrollo de la inteligencia emocional para posteriormente transitar el autoconocimiento de uno mismo reconstruyendo la identidad, una identidad espiritual.

Y me reitero, sí, si quieres gozar de inteligencia espiritual has de reconstruir tu identidad, me explico; según los programas, creencias y mecanismos de defensa instalados en tu mente tienes configurada tu identidad. Esta hace que te percibas a ti mismo de una manera e interpretes lo que ocurre a tu alrededor de una forma u otra. Por tanto, si quieres percibirte como un SER valioso y amado por el mero hecho de estar vivo, has de tener una identidad programada para tal fin. Así mismo mantenerla estable para que lo único pase por tu mente sea disfrutarte dando lo mejor al otro.

Esta forma de estar conectado a la vida viene de serie, y aunque nos desconectamos de esto que llamamos nuestro ser interior, sigue ahí disponible para nosotros el resto de nuestra vida. Sólo nos separa una mala programación.

En todos los procesos individuales que acompaño con mi método de coaching terapéutico comienzo a reprogramar, explicando el concepto de SER y los dos tipos de egos o identidades disponibles que son:

EGO – MIEDO: Programas y creencias que generan pensamientos muerte, desde el miedo a dejar de SER. Identidad en función que seas para los demás. Generan emociones de la familia MIEDO: odio, rechazo, envidia, rabia, resentimiento…

EGO – SER: Programas y creencias que generan pensamientos vida con sus consecuentes emociones: alegría, amor, ilusión, compasión….

En la medida que tengas una identidad que se corresponda al EGO – SER vas a vivir más conectado con tu SER ESENCIAL:

YO SOY AMOR Y VIDA PARA EXPANDIR:

Por tanto en esta experiencia de vida tengo la posibilidad de disfrutar como el resto de hombres y mujeres de mi capacidad para DAR Y SENTIR:

  • AMOR
  • ALEGRÍA
  • ILUSIÓN
  • GENEROSIDAD
  • COMPASIÓN
  • PRESENCIA

Todo esto poniendo a jugar los dones y cualidades con los que allá venido.

(Del libro “Pon tu Felicidad en Forma”)

Lo que está comprobado es que cuando alimentamos al ego miedo desde una mirada al otro de juicio, crítica, celos, envidia, control… generamos una energía muy densa que en el mundo espiritual se interpreta como carencia. Eso es lo que activas en el universo para ti además de llevarse muy bien con la enfermedad y darle paso en nuestra fisiología.

Si te perturba algo o alguien te saca lo peor ya sabes que estás interpretando la situación desde tu ego miedo. Lo que piensas es con lo que alimentas tu identidad y la del otro. Hacerlo consciente y aceptar nuestra realidad dual es e inicio de un proceso de transformación. Aprender a gestionar emociones, autoconocerse, reprogramar la mente para reconstruir tu ego.

Desarrollar una identidad SER o espiritual es la puerta a una vida liberado de miedos y en conexión con amor.

«Pon amor a todo lo que hagas y haz solo aquello con lo que te ames al hacerlo»

Nuria Sánchez Alcolea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *